El proceso de registro y lo mínimo necesario para un buen UX.

Si me permiten unos segundos…

Primero que todo, quiero contarles que esta es la primera vez que escribo acerca de un contenido que me interesa profesionalmente. Quiero colaborar con mis experiencias, pensamientos, diseños y conclusiones acerca de la creación de interfaces e interacciones digitales entre dispositivos y percepción humana. Espero que este primer contenido escrito (ya he compartido en audio en los podcast) les parezca interesante y puedan compartir conmigo sus opiniones y críticas acerca del tema. Les agradezco su tiempo.

En el constante ejercicio de navegar y recorrer nuevos sitios, plataformas y apps, a veces para buscar referentes o simplemente por entretención, me he ido encontrando con un sin número de variables para la misma acción: Registrarse.

Creo si estas leyendo esto, de seguro alguna vez has pasado por un proceso de registro. Y hoy en día prácticamente no existe web, app o servicio importante que no requiera algún registro de nuestra parte. Al inicio y durante el boom de los largos y engorrosos procesos de registro, probablemente paso por tu cabeza esta frase: “Es absolutamente innecesario registrarme para lo que realmente quiero hacer” o “Sólo quiero pasar a mirar”, pero el afán de algunas empresas web en recopilar los datos de los usuarios, ya sea para usarlos de forma “inteligente” (un tema por si solo) o hacer negocios con ellos, nos obligó a pasar por interminables campos de textos y posterior identificación, para recién comenzar a hacer algo. Afortunadamente, en muchos de los casos tenemos registro y login asistido con redes sociales, pero en otras ocaciones debemos lidiar con un flujo ideado únicamente para satisfacer las necesidades del sitio, y estas pueden ser muchas y muy diversas. Acá es donde me quise detener. 

Crear -o idear- interfaces para un proceso de identificación debe ser simple. Debemos pensar que es la puerta de entrada a los servicios de nuestro sitio o app. Si complejizamos la bienvenida, ¡qué nos queda para después! Podríamos perder la oportunidad de adquirir clientes que valoren las funcionalidades que nos puede entregar el sitio o app. Ser simples se debe ser y parecer.

No solicitar datos que no vayamos a utilizar

No hay mucho que explicar. Entre menos información le solicitamos al usuario, más ágil hace el proceso de registro e identificación, menos probabilidades tenemos de hacerlo sentir incomodo o sembrar desconfianza.

¡Ojo! Esto no quiere decir que no dispongamos de instancias que nos permitan conocer más a nuestros usuarios, pero hay que identificar cuál es el momento adecuado para ofrecerle la opción de que nos entregue esa información y por supuesto, declarando el objetivo: “Queremos entregarte un mejor contenido. Cuéntanos cuáles son tus preferencias en…”.

Debemos acompañar y asistir al usuario en el proceso

Pensemos en que nuestro sitio tiene como objetivo reunir documentación tributaria. Probablemente en este caso no nos encontraremos con un registro con redes sociales, pero sí con números de identificación, documentación, selección de tipo de representación legal y quién sabe que cosa más. Si es primera vez que enfrentamos a un usuario a esta situación es posible que se sienta complicado, superado y/o como poco confundido, pensando en dónde encuentrar toda esa información. Si el cliente no entiende lo que se solicita o no dispone de esa información en el momento, es probable que abandone el proceso. Aún cuando parezca innecesario, debemos pensar que nuestros clientes requieren de asistencia clara y visual, ya sea porque es primera vez que ingresan al sitio o app, porque no son usuarios constantes o por que el dato necesario para utilizar la plataforma es difícil de obtener de manera simple.

Debemos identificar la complejidad de la tarea y disponibilizar instrucciones claras que permitan al usuario interactuar con la plataforma. 

Debe ser pensado en Mobile

Y para terminar, pero no menos importante, nuestro proceso debe ser pensado desde el comienzo para mobile. Quizás no haga falta decirlo, pero ya es un hecho que usamos internet es su mayoría a través de dispositivos móviles o apps. Por lo tanto, es absolutamente necesario priorizar la información que deseo mostrar. El espacio de interacción está físicamente limitado por lo que debemos aprovecharlo.

Tengo pensado compartirles, si es que hay interés, un wireframe para que lo puedan descargar o utilizar con ejemplos y recomendaciones más tangibles de esto.

Un abrazo,

Daniel!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *